sábado, 8 de noviembre de 2008

In


Las peores guerras se libran en el interior de los hombres. En el mío una basta llanura de cadáveres y muertos vivientes luchan encarnizadamente por ganar la batalla. Todo está fuera de mi control, yo soy un simple espectador, que no puede hacer nada por cambiar la situación de lo que ve. Razón y corazón enfrentados en una lucha a muerte de la que ninguno, sale nunca vistorioso. Incesantes acometidas y gritos de odio en el aire, mientras el campo de batalla se va conciertiendo en un mar de sangre y vísceras. Uno avanza y el otro retrocede para golpear con más fuerza. Por las noches batallan nublando mi sueño, hasta que ambos guerreros caen presa del agotamiento, sin fuerzas para dar muerte al enemigo.
Todo oscuro y siempre en silencio, solo se aprecia el murmullo de la sangre corriendo en pequeños riachuelos.
En soledad, puedo cerrar los ojos y observar la lucha detenidamente, observar la ruina que crece en mi interior, llorar por los que nunca morirán y seguir indecisa, incapaz de elegir un bando al que unirme, una causa que abanderar.
Lo triste de esta guerra esque no hay nada en juego, no habrá corazones conquistados, libertad o justicia. Solo hay una rivalidad odiosa, un desacuerdo mutuo, una indiferencia tenaz por no escuchar lo que el otro tienen que decir.
Yo soy el campo de batalla de dos rivales iguales en fuerza e inteligencia. Yo soy la que tiene el poder y la incapacidad de detenerlos. Y mi interior es y será la única víctima de tanta violencia subliminal.

5 comentarios:

lys dijo...

He llegado hasta tu blog desde Mr Tas y en verdad que tus post hacen honor a el título de tu blog.
Me gusta como describes las tormentas del lado oscuro del corazón, lado oscuro que todos tenemos.

Saludos.

Erika Alvarez Cuervo dijo...

nuevas miradas siempre son alentadoras

juan rafael dijo...

¿Cuántos caballeros no lucharán por ti?

Erika Alvarez Cuervo dijo...

haciendo cuantas y calculos yo diria que al rededor de.... ninguno
jaja

Andrés dijo...

Hey, esto está muy buena... un mar de sangre y visceras... Lo triste de esta guerra es que no hay nada en juego... Muy buena esa imagen ¿por qué peleamos? ¿hay algopor pelear? ¿se pelea por algo? ¿cómo es que este dolor de vos me acerca a tu habla clara? ¿tu rostro atado a tu volar de vos? ¿a tu mirar que mira y no mira? ¿millón de vidas en que sos?
Me encantó, che, tu textito.
Saludis