viernes, 11 de julio de 2008

Os catro camiños


Crema de sueños, crema de licores que descienden por el corazón. Duendes, piedras y meigas, región de recuerdos florecientes. Sed de sangre y besos de fuego. Ruge el espíritu, baila el corazón. Recordar recuerdos, olvidar olvidos. Olor a eucalipto, razón de ser. Se escapa un suspiro ahogado por la sonrisa de la noche. Oscuridad que me envuelve, luna que me arropa. Fustiga el castigo de tus cadenas, abre las alas, vuela rozando el mar con las manos y vuelve a recuperar la inocencia de los sueños más puros, más profundos. Los cuatro caminos llegan al alba, sale el sol, vuelve la luz. Izquierda o derecha, seguir por el centro o volver atrás, cruzar montañas y ríos, elegir realidad o buscar un ideal. Dejar de sufrir y abrir las puertas, abrir las ventanas y dejar pasar el viento, ventilar el corazón, vomitar rencor. Empezar por el final o finalizar como al principio. Los caminos se dividen, se cruzan, se mezclan, se juntan y se superponen. caminar o reventar, caminar o reventar, caminar o reventar....

Explotar en colores y volar

3 comentarios:

panterablanca dijo...

Poesía pura. Bellísimo.
Besos salvajes.

juan rafael dijo...

¡Que encrucijada de sensaciones!

El Andresino en serie dijo...

camnar o reventar¡¡¡ Lo importante es tirar palante¡¡¡

Un besazo