jueves, 11 de junio de 2009

Y parece que fue ayer


A veces uno no sabe porque hace las cosas, simplemente las hace, sin pensar. Y entonces sus pasos le dirigen hacia un mundo donde nada es nuevo, el mismo humo, las mismas luces, el mismo bar. Entonces comienzas a caer, comienzas a hundirte en la rutina y sin saber cómo ni por qué estás en frente del metro de tribunal conociendo a alguien.

El alcohol comienza a hacer estragos y sin tener en cuenta tu buena memoria los recuerdos se escapan y dejan pequeños flashbacks que debes ir uniendo, y a pesar de todo parece que fue ayer.

Esos flashbacks se arremolinan en mi mente encontrando la puerta por donde salir. Recuerdo, recuerdo, recuerdo.... recuerdo robar vodka, y empujar un taco de billar ageno entre disimulos nada sutiles. También recuerdo imágenes que preferiría borrar de mi mente. Muchas conversaciones inconexas salen a mi encuentro, palabras, sílabas, pero siempre entre risas y carcajadas. Consejos que intenté seguir y que en algunos casos llevé a cabo. Una pequeña luz en medio de la masa acartonada, una presencia soñadora que lo inunda todo.

Y luego la calle, acompañada de mas sonrisas.

Por último la despedida.

Un hasta luego, no podía ser otra cosa.

7 comentarios:

Hedoné dijo...

Que envidia ojala yo recordase todas esas cosas...k bonita foto y que bonito todo. Cómo te llamabas?? jeje.

Erika Alvarez Cuervo dijo...

cuquita perez....

El chache dijo...

Esa sensacion es tan mala como buena a la vez... y creeme... se de lo que hablo.
Un saludete

J dijo...

Que sepas que para mí también fue mágica esa noche. Y ha sido leer lo que has escrito y me han venido tantas imágenes a la cabeza... qué recuerdos...

De las imagenes a las letras dijo...

uyyyy que cool esto envidia pero de la buena

panterablanca dijo...

Bueno, por lo menos fue divertido mientras duro, no?
Besos felinos.

KI dijo...

A veces es bueno dejar llevarse por "metros de tribunales" y sus infinitas posibilidades :P


Besos ERIKA :)